vozed 40 : La violencia que nos toca

» VozEd 40, junio-julio 2013vPortada6.03

La violencia que nos toca
Contenido:

Forma y fondo »
» Tráfico humano: los invisibles por MaryCarmen Castillo
» Oda al ocio por Miguel Aguilar Dorado
» Una vieja boleta de inscripción por Ira Franco
» La violencia a la vuelta de la esquina por Édgar Adrián Mora
» El odio y la fuerza por Gerardo Sifuentes
» Un quehacer para no salir corriendo por Mael Aglaia
» La violencia en el cine contemporáneo por Pedro Alcoba

Contrapunto »
» El amor que se quedó en los contenedores amarillos por Christian González Pessoa /ilustración de Cristina Sánchez Reizábal

Cuento »
» Tarambana, la bala perdida por Gabriel Vázquez G.
» Tazos, un mango y esa mugre por Dan Lee

 

®Portada: Lizzeth Bedolla

  • Asunto de familia

    Abuela, fotografía de JENRIKS
    A mi padre.  
    Leer más
  • Tráfico humano: los invisibles

    ®Portada Vozed - Voz Editorial 2.0, núm6.03 (diseño: Lizzeth Bedolla)
    «Este asunto de los “papeles” suena extraño a los oídos de quienes vivimos en nuestro propio país y no nos hemos enfrentado con el abandono de la Ley, con el desamparo al que se ve reducido aquel que deja su país; y es que los «papeles» que en un país valen todo, para el Estado vecino no valen nada, y el problema es que se vuelve un problema ontológico, pues la persona descubre rápidamente que sólo por estar viva, su ser debería tener un valor intrínseco, pero que en realidad, no tiene ninguno; descubre que su existencia no tiene ningún valor. La vida de un ser humano, por sí misma, se vuelve frágil y cuestionable, cuando no está avalada por la Ley, que muda de cara cada vez que se atraviesa una frontera política.» En este ensayo, MaryCarmen Castillo, aclara los distintos conceptos que se mezclan al hablar de la esclavitud sexual con otro, que es de orden laboral y político: «cuando alguien ha dejado de ser un “alguien” para convertirse en “algo”, porque cruzó una frontera y encontró comida y trabajo»: los migrantes.
    Leer más
  • Oda al ocio

    «Detrás de todo nuevo deportista, y de todo nuevo sicario, está una falla generalizada en la gobernabilidad, la representación y la democracia, algo, que no se remedia con sudor, sangre o discursos.» En este ensayo Miguel Aguilar Dorado explora el impacto de la violencia en la sociedad y como, dado que gobiernos no son capaces de asegurarnos la integridad, delegan la responsabilidad en los individuos.
    Leer más
  • Una vieja boleta de inscripción

    «La última vez que leí Pedro Páramo pensé que quizás que todos esos muertos eran almas de migrantes que habían terminado por dejar pueblos fantasma, campo fantasma, indios fantasma, tomates y piedras y padres e hijos fantasma.»
    Leer más
  • La violencia a la vuelta de la esquina

    «Vivimos tiempos violentos. Tiempos en los cuales la pobreza se ha convertido en una cuestión invisible, carente de importancia o que ni siquiera merece un poco de atención por aquellos que se dedican, con ahínco y todas sus fuerzas, a huirle. Tiempos de ceguera autoinflingida.»
    Leer más
  • El odio y la fuerza

    «El gobierno, los noticieros y la religión nos recuerdan diariamente quiénes son los “buenos” y quiénes los “malos” del cuento, no vaya a ser que confundamos los papeles: la polarización vende, y ha sido un arma efectiva a lo largo de la historia.»
    Leer más
  • Un quehacer para no salir corriendo

    correr
    «Imposible enumerar las razones por las que cada cual sale a correr. Hay un sinfín de historias. Imposible también poner las manos al fuego por todos los corredores: cada cual (como aquellos jóvenes en Boston) tendrá sus particulares demonios. Pero lo que puedo asegurar es que en ese momento, al correr, cualquier violencia solo es concebible desde el exterior; sea un fanático-sacerdote irrumpiendo en juegos olímpicos, un juez-organizador evitando la participación de una mujer, o unos jóvenes detonando bombas en medio de una muchedumbre espectadora, ni el corredor de élite Vanderlei de Lima, ni la pionera corredora Kathrine Switzer, ni las decenas de corredores promedio, esperan padecer algo que no venga de su propio cuerpo. Los dolores, quizá como en cada deporte, son parte intrínseca del ir corriendo, de controlar la caída (que es lo que finalmente se hace al correr). Parte de la preparación consiste en saber dominar los curiosos infiernos a los que por placer nos sometemos. Hasta ahí llega el corredor, asume solo su mente y cuerpo, y supone que cada cual hará lo mismo… al menos aquel que corra a su par».
    Leer más
  • La violencia en el cine contemporáneo

    El cine ha tratado la violencia en toda su historia, sin embargo el espectador percibe de unas décadas hasta ahora un aumento de la representación de la misma en pantalla que trataremos de analizar.
    Leer más
  • El amor que se quedó en los contenedores amarillos

    ilust_CristinaSanchez_Contenedores_amarillos
    Sobre el amor y nuestra incapacidad de demostrarlo. Un texto de Christian González Pessoa, acompañado de una ilustración original de Cristina Sánchez Reizábal.
    Leer más
  • Tarambana, la bala perdida

    «Ustedes no lo saben, pero es terrible ser una bala perdida, se pasa una toda la vida queriendo ser una bala importante, escuchando historias de balas que acabaron con tiranos en cuartos oscuros o bunkers en medio de una traición largamente planeada y llevada a cabo con mano temblorosa pero decidida; de balas que provocaron la caída de imperios al encender la llama de la rebelión con un simple disparo; de unas cuantas que cambiaron el curso de una guerra al ser captadas por una cámara en el momento de impactar la sien de alguien inocente, y de pronto, cuando finalmente llega tu momento, te das cuenta inmediatamente de que ese no es tu destino.»
    Leer más
  • Tazos, un mango y esa mugre

    microbus
    Un padre, su hijo y un conductor del transporte público en una ciudad muy, muy parecida a la Ciudad de México. Un cuento de Dán Lee.
    Leer más