Lo que nos dejaron los que se fueron | día 16

La primera jornada de descanso del Mundial nos encuentra nuevamente a las puertas del Kremlin, donde se ha concentrado el poder político ruso a lo largo de la historia. Atravesamos las murallas para penetrar en esa fortaleza que siempre nos la han representado en el imaginario colectivo occidental como el cerebro de todos los complots perpetrados en el resto del mundo.

Lo que nos encontramos, además de la residencia de Vladímir Putin, es una plaza rodeada de maravillosas iglesias de cúpulas doradas que compiten por ser la más hermosa. La Catedral de la Asunción fue saqueada por las tropas francesas de Napoleón Bonaparte, que se robó centenares de kilos de oro. Hoy día, está custodiada por cientos de cañones que les fueron arrebatados a los franceses cuando se batían en retirada. Francia, al igual que Alemania, no es bienvenida en estas tierras.

Aprovechamos la jornada para repasar lo que nos han dejado las selecciones que ya han sido eliminadas de este Mundial. Panamá ocupó el último lugar, el 32º, en su debut mundialista, demostrando una vez más que a la Concacaf le sobra ese cupo que le falta a Sudamérica. El 31º ha sido el Egipto de Cúper, que se va sin ningún punto a casa, a pesar de los dos goles de Mohamed Salah, han estado por debajo de las expectativas.

Costa Rica no ha podido repetir la sorprendente actuación que tuvo en Brasil, aunque Keylor Navas volvió a demostrar que es uno de los mejores arqueros del Mundo. Australia sorprendió con dos buenas actuaciones ante Francia y Dinamarca, pero a la hora de la verdad demostró la mediocridad de su fútbol. Islandia, debutante, sorprendió a propios y extraños empatándole a la Argentina de Messi, pero el orden de su equipo no le fue suficiente para conseguir la victoria que necesitaba para clasificarse a los Octavos de Final.

Marruecos ocupó el 27º lugar gracias a un meritorio empate contra España, al buen juego del equipo le faltó gol hasta el partido de despedida. Arabia Saudita, dirigida por Juan Antonio Pizzi, arrancó como el peor equipo del campeonato y sorprendió ganando a los egipcios en el último minuto para ocupar un digno 26º puesto.

La Polonia de Robert Lewandowski fue una de las decepciones del Mundial, no pudo avanzar en un grupo muy sencillo, y al delantero apenas le llegaron balones para intentar marcar. Túnez completó un digno papel, a punto de empatarle a Inglaterra, cerró su Mundial con una victoria inobjetable practicando un buen fútbol. Serbia empezó ganando, pero estuvo lejos de conseguir la clasificación, más en la cancha que en los puntos.

Alemania ha sido la sorpresa negativa de la Primera Fase. Uno de los grandes favoritos a conseguir el título, el actual Campeón del Mundo no consiguió clasificar. La renovación que intentó Joachim Löw no funcionó. La mezcla de jugadores en su ocaso como Müller, Khedira, u Özil, con jóvenes como Werner, Kimmich, o Draxler no dio el resultado esperado.

Nigeria fue 21º, lo recordaremos por la excelente actuación de Ahmed Musa y la victoria contra Islandia que le dio la posibilidad a la Argentina de jugar los Octavos de Final. Perú volvió a los Mundiales con una dignísima actuación, el penal errado por Cueva contra Dinamarca le costó la clasificación, pero el fútbol del equipo y la fidelidad de su gente, que llenó todos los estadios rusos, será siempre recordada.

Corea del Sur ocupó el 19º lugar, sorprendiendo con una victoria sobre una Alemania ya jugada en ataque, la calidad de Son Heung Min le dio el salto de calidad con respecto a los últimos mundiales. Irán, dirigido por Carlos Queiroz, mejoró la ya buena actuación que había tenido en Brasil, le queda en el debe encontrar un goleador para dar el salto de calidad.

El mejor de los equipos eliminados en la Primera Fase ha sido Senegal. El mejor equipo africano. Intento hasta el último minuto conseguir la clasificación contra Colombia, sostenido por un zaguero de la contundencia de Koulibaly, generando fútbol con la calidad de Sadio Mané, y llegando al gol con Niang.

A la Estación de Kazán, en Moscú, llegan los trenes procedentes de Samara. Se bajan los senegales que hemos visto celebrar bailando los goles frente a Polonia en el Spartak Stadium, ahora no cantan, pero siguen cargando sus hermosos instrumentos. El tren a Kazán sale de aquí. Compartimos camarote con Ezequiel Fernández Moores, un nepalí que conoce a Batistuta, y un ruso que nos oficia de traductor. El vagón comedor va lleno de argentinos cantando que hemos venido a ganar la Copa.

 

Andrés Margolles

Moscú, 29-06-2018